Sony tiene todo servido para “destruir” a la Xbox One X. 

La PlayStation 4 Pro cuesta ahora oficialmente $399,99 dólares, y Sony puede aumentar la diferencia de precio esta noche si lo baja a  $349,99 o, porque no aún más, hasta los $299.99 dólares.

Sony tiene una historia de retorcer el cuchillo cuando Microsoft expone una vulnerabilidad, y bajar el precio de su consola más potente para hacer que Xbox One X parezca aún más caro de lo que ya parece ahora sería una estrategia eficaz.

Desde luego la dueña de PlayStation quiere seguir vendiendo más que la Xbox, y bajar el precio de la PlayStation 4 Pro es una manera fácil de mantener su liderazgo. Si hay una diferencia de $150 o más en el precio entre la Pro y la Xbox One X, el sistema más caro no tiene mucha oportunidad con un sistema popular y más barato.

Uno puede argumentar que la Xbox One X,  con muchos datos reales, que es más potente pero es complicado demostrar esa diferencia a los jugadores que no tienen un televisor 4K. No hay una ventaja clara y reconocible al instante que la “X” ofrece todo lo que hemos visto hasta ahora. Todas las consolas modernas aumentan la calidad visual de los juegos existentes, e incluso la Xbox One S ofrece una variedad de características 4K a un precio mucho más bajo.

Así de acuerdo a como resulte esta noche, es probable que la potencia y las comparaciones resulten menos potentes en el mercado que el precio y la popularidad. Algo que Microsoft podría estar a punto de descubrir la forma más difícil.

Artículo: Polygon

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *