Nuevo estándar mejora la velocidad de los cables de red. 

Siendo sinceros, el cable de red ya es muy viejo, llevamos más de 35 años usando básicamente la misma tecnología. Hablo concretamente del estándar 1000BASE-T, que lleva con nosotros más de veinte años y que sucedió al 100BASE-T, y este a su vez al 10BASE-T. Ahora con la aprobación del nuevo estándar Gigabit Ethernet implica que podremos disfrutar de un cable de red más rápido cambiando lo menos posible.

Nace así un nuevo estándar, IEEE 802.3bz, que ha sido anunciado por la alianza Nbase-t, que es capaz de conseguir velocidades muy superiores a las que tenemos en la actualidad, 1 Gbit/s (de ahí el nombre Gigabit Ethernet).

El nuevo estándar permite conexiones de 2,5 Gbit/s y 5 Gbit/s, por lo que en las mejores circunstancias es cinco veces más rápido que las conexiones actuales; y lo mejor es que todo eso se conseguirá sin necesidad de cambiar los cables ya usados. Aunque evidentemente, sí que tendremos que cambiar las conexiones, ya sea comprando tarjetas de red o cambiando de placa base.

Según la alianza, en todo el mundo hay 70 millones de kilómetros de cables CAT 5 y CAT 6, además de 1.300 millones de enchufes Ethernet. Y nada de eso tendrá que ser cambiado. Aún queda mucho para ver los primeros productos compatibles IEEE 802.3bz, pero a partir del año que viene deberíamos empezar a ver los primeros.
Fuente: Omicrono

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *