Elon Musk cumple su loca idea y diseña un lanzallamas.

La historia de la última locura de Elon Musk se da gracias a una de sus compañías llamada ‘The Boring Company’, que se dedica a diseñar túneles debajo de las ciudades con autopistas automatizadas de gran velocidad, y así solucionar el problema del tráfico. Dicho de otro modo, se inspira en el concepto de Hyperloop pero con coches a bordo de plataformas que viajan a unos 200 kilómetros por hora.

Musk ya está excavando los primeros túneles debajo de los cuarteles de SpaceX en la ciudad de Los Ángeles, y para celebrarlo comenzó a vender gorras con el logo de la compañía. Las gorras se vendieron en tantas cantidades que incluso Musk se sorprendió, por lo que anunció que si vendían más de 50.000 unidades comenzarían a vender un lanzallamas.

Nadie contaba con que eso se lograra, pero Musk es un hombre de palabra y prometió que trabajaría en el arma de destrucción luego de agotarse todas las unidades de su gorra.

Hace unos días, alguien descubrió que se habilitó un nuevo apartado en la página oficial de The Boring Company, dedicado al tanto esperado lanzallamas. La sección estaba protegida por contraseña; pero alguien la descifró y pudo constatar que el producto es real al parecer y se vendería por $600 dólares.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *